Avances en Cáncer,  Envejecimiento, Rastreo Familiar; Genética; Células; Proteínas; Genoma; ADN; Genes (Un Futuro Diferente nº 196) por Oswaldo Enrique Fvaerón Patriau

Avances en Cáncer, Envejecimiento, Rastreo Familiar; Genética; Células; Proteínas; Genoma; ADN; Genes (Un Futuro Diferente nº 196) por Oswaldo Enrique Fvaerón Patriau

Titulo del libro: Avances en Cáncer, Envejecimiento, Rastreo Familiar; Genética; Células; Proteínas; Genoma; ADN; Genes (Un Futuro Diferente nº 196)

Autor: Oswaldo Enrique Fvaerón Patriau

Número de páginas: 284 páginas

Fecha de lanzamiento: January 2, 2019

Obtenga el libro de Avances en Cáncer, Envejecimiento, Rastreo Familiar; Genética; Células; Proteínas; Genoma; ADN; Genes (Un Futuro Diferente nº 196) de Oswaldo Enrique Fvaerón Patriau en formato PDF o EPUB. Puedes leer cualquier libro en línea o guardarlo en tus dispositivos. Cualquier libro está disponible para descargar sin necesidad de gastar dinero.

Oswaldo Enrique Fvaerón Patriau con Avances en Cáncer, Envejecimiento, Rastreo Familiar; Genética; Células; Proteínas; Genoma; ADN; Genes (Un Futuro Diferente nº 196)

Hemos decodificado nuestro ADN, esto es un avance increíble, porque al saber cuál es la información que contiene, y como se expresa, nos da la posibilidad de conseguir una civilización libre de enfermedades.
El ADN es nuestro reservorio, en él están todas las instrucciones necesarias para la construcción, reparación y mantenimiento de nuestro cuerpo. Esta información la utilizamos dependiendo de las necesidades del momento.
El ADN no es una estructura rígida. Nuestro libro de la vida es un reservorio dinámico dotado de una enorme flexibilidad, que interacciona con lo que le rodea adaptándose a las necesidades a través del silenciamiento o la expresión de genes específicos mediante la variación de su estructura, sin variar su contenido o mensaje lineal. Esta simbiosis entre los factores ambientales y nuestro ADN es la «epigenética».
Es posible estudiar el genoma de cada persona y valorar como se expresa en la misma y cómo reescribir este libro para corregir los errores que tiene o evitar que estos se puedan manifestar; conseguiremos así pasar de una medicina paliativa a una medicina preventiva.
Gracias a esta información desarrollaremos terapias y tratamientos nutricionales y farmacológicos individualizados, que permitirán esquivar a cada uno de nosotros las enfermedades.
Nuestra salud depende de los genes un 10%, el restante 90% de la vida que uno lleva. Este 90% se relaciona con la epigenética.
La clave para entender el futuro consiste en comprender la naturaleza y aplicarla a las nuevas terapias, inventos y máquinas. El mundo nunca había tenido tanta información genética. Esta predice la probabilidad que tiene una persona de contraer enfermedades como la diabetes, la artritis, la obstrucción arterial y la depresión.
La tecnología conduce a una sociedad que clasifique a la gente en función de sus capacidades intelectuales desde que nace. Las primeras predicciones de riesgo no eran fiables, pero afinan su precisión. Esta mejora provocará muchas pruebas genéticas dirigidas al consumidor.
Los genes que provocan las enfermedades están en todas partes. En lugar de los 12 genes que se pensó determinaban la diabetes, ahora sabemos que la diabetes tipo 2 está influida al menos por 400 regiones de nuestro ADN. Cada una de ellas tiene un efecto diminuto difícil de detectar. Las pequeñas influencias genéticas al combinarse, generan sinergia.
Las puntuaciones de riesgo poligénicas se convertirán en el impulso para que la gente se preocupe de verdad por su salud. Además de predecir enfermedades, se podrá construir modelos para pronosticar rasgos humanos que se pueda cuantificar, como el comportamiento. ¿Esta persona será un delincuente?, ¿neurótico, depresivo o muy inteligente?
Los científicos prevén que la tecnología de puntuación empezará a arrojar una luz sobre estas preguntas dentro de muy poco. En enero, dos destacados psicólogos afirmaron que las pruebas de cociente intelectual dirigidas al consumidor no tardarán en estar a disposición del público y serán convertirán algo habitual. Con ellas, se podrán predecir las futuras habilidades de un niño para aprender, razonar y resolver problemas. En su opinión, los padres empezarán a analizar a sus hijos para planificar sus metas. Estamos al borde de un nuevo orden social dominado por la genética.
La genética debe ser responsable de más de la mitad de la inteligencia. El resto se debe a sus escuelas, su dieta y otros factores ambientales.
De todas formas, el problema es la precisión, o la falta de ella. En este momento, las puntuaciones poligénicas solo captan una pequeña parte de los determinantes genéticos de la inteligencia y ninguno de los ambientales.
Usar las puntuaciones poligénicas de inteligencia para seleccionar al embrión más inteligente de una placa de fecundación in vitro (FIV), elegir el mejor donante de esperma y descubrir fetos con un alto riesgo de sufrir un abanico de trastornos cognitivos, como el autismo, ese es el futuro, que puede ser aterrador.